29 ago 2017

Ascensores de película

Ascensores de película

En un ascensor pueden pasar muchas cosas. Podemos conocer gente, retocarnos el maquillaje,  confesar un secreto a un amigo,… Los ascensores son un espacio cotidiano donde se mezcla lo público y lo privado. Esta “magia” de viajar en un espacio cerrado junto a otras personas durante unos segundos, en un ambiente casi íntimo, ha motivado multitud de escenas de cine. Hoy abordamos algunas de las más famosas.

El ascensor: un escenario de película

Una de las escenas clásicas del cine la encontramos en la película de Stanley Kubrick “El resplandor” (1980). Aparecen varias secuencias puntuales donde aparecen ascensores, pero solo una pasará a la historia. La impactante escena de la apertura de puertas y el desbordamiento de litros y litros de sangre ante la protagonista (Wendy Torrance) y su hijo sería uno de los momentos más famosos del film.

Cabe decir que la escena requirió varios días de rodaje. El objetivo era convertirla en un homenaje a las víctimas del holocausto. Para ello, se construyeron diversas maquetas y se trabajó hasta conseguir un efecto realista que convenciese al director.

Siguiendo la línea del terror, los ascensores también se han representado como un peligroso espacio cerrado. Este es el caso de “Blackout” (2007). Aquí el ascensor pasa a ser protagonista, siendo el principal escenario de la película. Tres protagonistas, cada uno con una imperiosa necesidad de estar en otro sitio, se verán encerrados en el ascensor durante todo el fin de semana. En este claustrofóbico ambiente, el film plantea la naturaleza del ser humano en un espacio reducido y similar.   

La idea de estar en un ascensor encerrado junto al enemigo puede permite crear intriga y tensión. Es el caso de “el Silencio de Los Corderos” (1991), donde la policía viajará, totalmente ajena, junto al criminal. Otro ejemplo lo encontramos en la saga Marvel, concretamente en el “Capitán América 2: El Soldado de Invierno” (2014). En este caso, el héroe se verá envuelto en una pelea en el interior de la cabina.     

Por otro lado, los ascensores continúan siendo un icono lo urbano y lo moderno. En el universo de Matrix y Star Wars podemos encontrar multitud de ejemplos a lo largo de toda la saga. El diseño futurista, la velocidad y la posibilidad de enfatizar en la relación de los personajes son elementos clave de la historia.

Los ascensores también pueden ser un refugio, un espacio cerrado donde protegerse de todo peligro exterior. Así lo vimos en “Terminator 2: El Juicio Final” (1991), donde los protagonistas podrán huir del temible T-1000.

La idea de espacio de protección también ha servido para hacer de los ascensores un espacio seguro e íntimo. Así lo pudimos ver en “Drive” (2011), donde el protagonista -interpretado por Ryan Gosling- se declara a Irene, su vecina, antes de marcharse para siempre. En "50 sombras de Grey" (2015) el ascensor jugará un papel importante, siendo un espacio pasional y lleno de tensión.

Sea como sea, el ascensor ya forma parte en nuestro día a día y tiene su papel en el cine. Podemos encontrar muchos más ejemplos. Si conoces alguno, no olvides dejar tu comentario ;)