4 oct 2017

La seguridad en los ascensores

La seguridad en los ascensores

Para garantizar la seguridad en los ascensores, es preciso seguir una serie de normas. La mayoría de leyes y normativas aluden directamente al fabricante, al propietario del ascensor y a la empresa de mantenimiento. Además, existe una serie de obligaciones y deberes por parte de los usuarios.

Obligaciones en el mantenimiento e inspección periódica

Para el mantenimiento del ascensor es obligatorio contratar una empresa inscrita en el registro de empresas conservadoras para las revisiones i el mantenimiento. Ésta se compromete a realizar como mínimo una revisión al mes i debe entregar un boletín de la actuación que hayan realizado al titular del ascensor. Cabe señalar que los precios y coberturas de estos mantenimientos son libres, por lo que pueden variar mucho de una empresa a otra.

Por otro lado, es necesario realizar una inspección periódica del ascensor mediante un organismo de control. Esta inspección variará según el tipo de ascensor, uso y ubicación. Así, se establece que cada 2 años deben pasar inspección los instalados en edificios industriales y cada 4 los instalados en edificios de más de 20 viviendas o con más de 4 plantas. Si el ascensor se encuentra en otro tipo de edificio, la inspección deberá realizarse cada 6 años.

Por ley, el propietario, titular o administrador de fincas del edificio donde se encuentra el ascensor tiene la obligación y responsabilidad de mantenerlo en perfecto funcionamiento. De la misma manera, se establece que deben impedir cualquier uso fraudulento o temerario que no se ajuste a las garantías de seguridad.

Consejos para usar un ascensor de manera segura

- No sobrepasar la carga máxima. Todo los ascensores presentan un límite de carga i sobrepasarlo es peligroso. Aunque la mayoría de sistemas de estas máquinas incluye un pesacargas que impide la puesta en marcha, una sobrecarga excesiva puede dañar la estructura, de la cabina y los mecanismos. Tanto si hablamos de mercancías como de personas, es importante tenerlo en cuenta.

- No realizar movimientos bruscos en el interior de la cabina. Los ascensores cuentan con multitud de sensores pensados para detener la cabina ante cualquier anomalía. Por ello, se recomienda no realizar empujones, saltos o cualquier movimiento que pueda alterar la estabilidad de la cabina.

- Entre con precaución a la cabina. Muchos ascensores detienen la cabina a un nivel diferente del suelo. Aunque pueda ser solo unos centímetros, pueden provocar tropiezos o caídas.

- Si el ascensor se ha averiado, no lo utilice. El procedimiento lógico es ponerse en contacto con la empresa conservadora del aparato e impedir que cualquier persona utilice el ascensor hasta que se haya resuelto el problema. Para ello, se aconseja colocar un letrero de “fuera de servicio” en todas las puertas exteriores del ascensor.

- Si el ascensor se detiene entre planta y planta, no entre ni salga de la cabina. Ante una situación como esta, debemos hacer sonar el botón de alarma y esperar ayuda.