17 jul 2018

¿Ascensor con pórtico o mochila?

¿Ascensor con pórtico o mochila?

Aunque todos los ascensores pueden parecer iguales, la gran mayoría están realizados a medida. De hecho, una de las principales diferencias se encuentra en la parte menos visible para el usuario: la mecánica. Entre las diversas especificaciones (medidas, potencia, consumo…), el tipo de chasis es uno de los elementos cruciales a la hora de instalar un ascensor. Hoy analizamos sus principales tipos, ventajas e inconvenientes.

Chasis de ascensor: confort vs espacio

A la hora de comprar un ascensor, existen diversas variables a tener en cuenta: espacio disponible, recorrido, consumo,… Según sus características, también afectará al tipo de chasis. Así, encontramos dos grandes grupos según sea éste: ascensores con pórtico o mochila. Ambos son aptos para tracción eléctrica e hidráulica, por lo que su principal diferencia está en el tipo de sujeción de la cabina. En el sistema mochila, la cabina queda sujeta a las guías a través de una banqueta o base. Por el contrario, en el chasis con pórtico un armazón conectado a las guías abraza completamente la cabina, fijándola por la base, el techo y dos laterales.

- Chasis mochila

Al sujetar la cabina por la base, permite liberar todos los laterales del ascensor a excepción del lado de las guías. Así, es posible instalar un ascensor con embarque simple, doble a 90º, doble a 180º y triple a 270º. Por ello, es uno de los sistemas más utilizados y también el más económico.

Los ascensores con chasis simple también permiten optimizar el espacio disponible. Dado que su estructura es menor, pueden destinar un mayor espacio a la cabina y las puertas. Si buscamos un ascensor que nos permita entrar una silla de ruedas y disponemos de un hueco pequeño para instalar la máquina, éste tipo de chasis probablemente sea la mejor opción.

- Chasis con pórtico

A diferencia del anterior, un armazón “abraza” la parte exterior de la cabina del ascensor. Este sistema, conocido como pórtico, ofrece la máxima sujeción y seguridad, reduciendo considerablemente las vibraciones. Por ello, es una opción muy recomendable para ascensores con un recorrido largo (más de 4 plantas) o que estén sujetos a un alto tráfico de personas (uso público).

Los ascensores con chasis con pórtico pueden viajar a la misma velocidad que uno de mochila, pero al contar con un armazón (pórtico) presentan un mayor peso, por lo requieren una mayor potencia y consumo. En el caso de los eléctricos, las variaciones son mínimas ya que puede compensarse con el contrapeso del ascensor, pero en los de tracción hidráulica donde podemos encontrar consumos ligeramente más altos.

Por otro lado, el pórtico limita el número de accesos que puede tener la cabina. Así, solamente puede tener embarque simple o doble a 180º. En los otros dos lados no es posible ya que el armazón y las guías bloquean cualquier tipo de apertura. Además, este chasis requerirá más espacio ya que además de la cabina y las guías, debemos incluir el pórtico.  

En resumen, los ascensores con chasis de mochila son ideales para ascensores que se instalen en huecos pequeños o que precisen embarque doble a 90º o triple a 270º. Por el contrario, si disponemos de espacio suficiente y buscamos la máxima estabilidad y confort en el trayecto, es recomendable optar por un ascensor con pórtico.  

En Válida Lift encontrarás un amplio abanico de soluciones verticales, tanto eléctricas como hidráulicas. Disponemos de modelos con chasis de mochila o con pórtico para poder adaptarnos a todo tipo de configuraciones. Llámanos y te ofreceremos asesoramiento sin compromiso: 972 476 068.