4 ago 2016

¿Ascensor eléctrico o hidráulico?

¿Ascensor eléctrico o hidráulico?

Si estás pensando en instalar un ascensor en tu edificio, es probable que te preguntes que modelo de ascensor es mejor, el eléctrico o el hidráulico. El debate está abierto desde hace años y las últimas innovaciones han permitido optimizar ambas versiones, siendo hoy en día más difícil decidirse.

Hasta hace algunos años, los ascensores hidráulicos estaban considerados la mejor opción tanto en la rehabilitación de edificios como en obra nueva. Su innovador sistema de tracción presentaba muchas más ventajas que el tradicional ascensor eléctrico. Para empezar, no requería sala de máquinas, lo que equivalía a no necesitar un espacio extra en la parte más alta de la estructura del ascensor para albergar las máquinas. Solo era necesario un pequeño armario para albergar la bomba hidráulica.

Por otro lado, los ascensores hidráulicos planteaban ventajas considerables en el campo de la seguridad. A nivel mecánico por ejemplo, un pistón apoyado en el foso de la estructura sostiene permanentemente la cabina del ascensor. Ello garantiza un contacto directo, mientas que en los ascensores eléctricos es necesario un sistema de contrapesos y cables mucho más complejo.

A nivel de capacidad, los ascensores hidráulicos eran la opción más recomendada para cargas pesadas. Su mayor simplicidad en el funcionamiento y las altas presiones a las que puede trabajar el aceite de una bomba hidráulica permitían instalar este tipo de ascensor dónde uno de tipo eléctrico requería máquinas más grandes.

La diferencia entre ascensor eléctrico e hidráulico empezó a acortarse con la aparición de los innovadores motores Gearless, hace aproximadamente 10 años. Supondrían una revolución en el terreno de los ascensores eléctricos ya que el sistema Gearless no requería sala de máquinas, como bien indica el nombre. Ello permitía instalar este tipo de ascensores donde solo era posible instalar un hidráulico.

Por otra parte, los ascensores hidráulicos tradicionalmente se presentaban como la opción más eficiente a nivel energético ya que solo consumían energía durante los trayectos de ascenso. En descenso, el ascensor hidráulico se basta de la gravedad ya que solo necesita abrir las válvulas para bajar pro su propio peso.  Esta ventaja desaparecía también con los nuevos motores Gearless. Su bajo consumo eléctrico permitía su uso con corriente monofásica, mientras que los hidráulicos continúan necesitando toma trifásica al requerir mayor potencia, requiriendo la correspondiente adaptación del sistema eléctrico del edificio si fuese necesario.

La diferencia entre ambos modelos se acorta todavía más con los últimos avances tecnológicos. Ejemplo de ello es el ascensor eléctrico ELEVO, que aprovecha el máximo espacio del hueco de obra. Mientras sistemas eléctricos o hidráulicos convencionales requieren hasta 30cm por cada lado del hueco para poder instalar las guías (lo que se traduce en una cabina más pequeña), ELEVO solamente necesita 4cm por cada lado para poder funcionar. Además, se puede instalar en espacios muy pequeños, desde 0,68cm x 0,73m. Ello rompe con otra de las limitaciones de los ascensores eléctricos, que requerían mayor espacio para poder instalarse que uno eléctrico.

A día de hoy, no podemos afirmar que un sistema sea mejor que el otro. Son mecanismos de tracción diferentes pero entre ambos ofrecen soluciones verticales para prácticamente todas las situaciones. Dependerá, una vez más, del tipo de uso que queramos darle para decantarnos, finalmente, por una opción u otra.

De esta manera, los ascensores eléctricos son una de las opciones más recomendables si el trayecto vertical que se debe afrontar es largo (superior a 15m). Son más rápidos y eficientes energéticamente, sobre todo si su uso va a ser intensivo a lo largo del día. Por ello, son la opción más escogida para bloques de pisos de más de 3 plantas, complejos hoteleros o edificios de pública concurrencia donde es tan importante la durabilidad como el tiempo que tarda en pasar de una plana a otra. Cabe señalar pero que a mayor velocidad, mayor distancia de frenado. Por ello, es aconsejable instalarlos en recorridos largos que permitan desarrollar todo el potencial del ascensor eléctrico.

Por otro lado, los ascensores hidráulicos suponen una opción muy recomendable si su ubicación va a ser una vivienda unifamiliar o un edifico con menos de 5 plantas. Su consumo contenido y su adaptabilidad a los espacios pequeños son dos de los principales puntos a favor que todavía hoy mantiene. Por ello, si su uso va a ser puntual o va a ser utilizado por unas pocas familias, el ascensor hidráulico es la mejor mejor opción gracias a su excelente rendimiento.   

En cualquier caso, debemos tener presente las medidas de que disponemos y las que necesitan cada sistema. Algunos modelos permiten su instalación en estructuras autoportantes (prefrabricadas), pudiéndose montar como anexo al edifico. En otros casos, es necesario una estructura de obra. Cada modelo tiene sus propias características, por ello es importante dejarse asesorar por un técnico especializado.

En Válida Lift te ofrecemos un amplio catálogo de ascensores eléctricos e hidráulicos, así como elevadores y montacargas. Llámanos e infórmate: 972 476 068.