4 nov 2016

Ascensor hidráulico de última generación:

Ascensor hidráulico de última generación:

Uno de los puntos fuertes del ascensor hidráulico es su mecánica. Por ello, han sido desde hace años una de las mejores soluciones verticales para espacios públicos y privado. Su secreto reside en su sistema de tracción y la seguridad que transmiten sus componentes.

Ascensor hidráulico: calidad y seguridad

A diferencia de los eléctricos, el sistema de tracción de un ascensor hidráulico se basa en un pistón impulsado por aceite. El motor está conectado a una pequeña central hidráulica que bombea el depósito de aceite. De esta manera se evita la necesidad de disponer de una sala de máquinas. Por ello, es una de las opciones más escogidas cuando no disponemos de suficiente espacio.

Por otro lado, los ascensores hidráulicos no requieren los mismos mecanismos ni guías que los ascensores eléctricos. Gracias a la fuerza del pistón, este tipo de ascensores no precisa de los cables y las poleas que necesita uno eléctrico. Ello permite aprovechar todavía más el espacio, además de poderse incluir en espacios más reducidos.

A nivel energético, los ascensores hidráulicos presentan claras ventajas. De entrada, solamente consumen energía en los trayectos de ascenso. En descenso utiliza la gravedad, controlando la velocidad a través de la presión ejercida desde la central hidráulica. Por ello, si el uso del ascensor va a ser escaso o puntual (por ejemplo en el ámbito doméstico) es recomendable optar por este sistema.

La seguridad es otro de los puntos fuertes. El pistón está permanentemente en contacto con la cabina, lo que garantiza un apoyo constante. De esta manera, en caso de emergencia, la cabina siempre quedará fijada al pistón y no sostenida sobre cables como sucede con los eléctricos. Ello le permite, además, mayor confort durante la marcha, sobretodo en trayectos cortos.

Aun así, los ascensores hidráulicos presentan diferentes limitaciones por motivos técnicos. El motor requiere conexión trifásica, lo que implica una mayor potencia eléctrica contratada, si bien garantiza una capacidad de carga mucho mayor.

Así mismo, si optamos por un ascensor hidráulico deberemos tener en cuenta que no pueden instalarse, por lo general, en recorridos verticales superiores a los 15 metros. Ya que la cabina se mueve junto al pistón, este difícilmente puede extenderse más allá de los 15 metros de forma segura. Asimismo, su velocidad es más reducida que los eléctricos, pero el confort en marcha y parada es sobresaliente.

Si estás buscando un ascensor hidráulico o eléctrico, en Válida Lift te ofrecemos un amplio catálogo de productos. Llámanos y te ofreceremos presupuesto gratuito y sin compromiso: 972 476 068.