11 may 2018

Ascensores e inteligencia artificial

Ascensores e inteligencia artificial

En los últimos años se ha hablado mucho de la inteligencia artificial y su aplicación a los productos y servicios que nos rodean. Relacionado implícitamente con la idea de “internet de las cosas”, plantean nuevos retos y ventajas, también en el campo de la elevación vertical. Así, han empezado a aparecer las primeras aplicaciones de la inteligencia artificial a los ascensores de última generación. Hoy, analizamos las principales mejoras que ya podemos encontrar en el mercado.

Mantenimiento preventivo a distancia

La normativa vigente establece que los ascensores y elevadores deben pasar revisiones periódicas y que éstas deben ser realizadas por personal competente. Supone un condicionante y un coste para el propietario, pero así se garantiza una mayor seguridad para los usuarios y se consigue alargar la vida útil de la máquina. Para mejorar este servicio, algunos fabricantes han empezado a implementar sistemas de gestión conectados a la red. De esta manera, es posible avanzarse  posibles averías o deficiencias a distancia, aportando información muy valiosa. Esta, en ningún caso, puede substituir la revisión presencial del técnico.

Reconocimiento facial

Esta tecnología, presente ya en la mayoría de smartphones, también la encontramos en los ascensores. En este caso, el objetivo es contribuir a funciones de vigilancia y control, pero también mejorar la gestión de los trayectos. Así, el ascensor podrá memorizar las plantas donde se para el usuario y su recorrido ordinario, acortando la espera entre trayectos.

Mayor eficiencia y sostenibilidad

Ajustar el uso del ascensor a las necesidades de los usuarios es una de las principales metas de muchos fabricantes. Así, construir un perfil virtual de las prioridades de cada usuario no solo mejorará la usabilidad, sino también la eficiencia. Menor consumo energético y mayor sostenibilidad, lo que se traduce en un menor impacto medioambiental.

Comunicación online

Lo vimos hace unos días. El digital signage en los ascensores es ya una realidad y ello ha abierto un sinfín de posibilidades. Si se combina con los elementos anteriores, el resultado es un contenido ajustado a las necesidades de cada usuario, que ofrecerá datos o noticias según sus preferencias o personalidad.