4 jul 2018

Barcelona y Londres impulsan la defensa de la vivienda y los vecinos

Barcelona y Londres impulsan la defensa de la vivienda y los vecinos

Ante el incremento imparable del precio de la vivienda, que empieza a ser preocupante para los ciudadanos de estas capitales, los dos alcaldes se han aliado para impulsar una red de ciudades en defensa de la vivienda y los vecinos. El pasado lunes firmaron un artículo en el diario The Guardian en el que critican duramente la especulación de inversores internacionales con la vivienda. Además, lamentaban la falta de apoyo de los gobiernos estatales y solicitaban más recursos y herramientas aumentar el parque de vivienda social.

Ada Colau se reunió con Sadiq Khan para tratar la situación de “emergencia” que viven ambas ciudades como consecuencia del incremento del precio del alquiler. De esta reunión salió la declaración Ciudades con vida, en la que los líderes de las ciudades exponen que “necesitan urgentemente recursos y poderes más amplios tanto para aumentar la cantidad de vivienda de alquiler social y asequible como para fortalecer los derechos de los inquilinos”.

“Durante varios años, las ciudades de todo el mundo se han enfrentado una especulación cada vez más global y agresiva en sus mercados inmobiliarios, por parte de especuladores que ven la vivienda en nuestras ciudades como un activo del que sacar beneficio, en vez de hogares para los ciudadanos”, escribieron en The Guardian. Así también alertan del riesgo del fenómeno de la gentrificación: que los centros se vacíen de vecinos, que cierre el comercio tradicional y la vivienda aumente de forma “exorbitante”.

La próxima semana Colau acudirá a París para reunirse con la alcaldesa Anne Hidalgo, y el día 16 tiene la intención de presentar la declaración en Naciones Unidas, durante la reunión de la red de ciudades y gobiernos locales CGLU, de la que es copresidenta.

Para hacer frente a este escenario, Colau y Khan recuerdan que las instituciones que perciben en primer lugar estos problemas son los ayuntamientos, por lo que piden más recursos. Según comentan, necesitan mayores poderes para incrementar el número de vivienda social destinada a alquiler.  

Fuente: El País