12 feb 2018

¿Cómo debe ser un ascensor accesible?

¿Cómo debe ser un ascensor accesible?

La entrada en vigor de las nuevas leyes de accesibilidad obligan a todas las comunidades de vecinos y edificios de viviendas, así como locales públicos, a ser accesibles para personas con movilidad reducida. Por ello, una de las soluciones más instaladas son los ascensores, ya que permiten una accesibilidad total y su uso es más versátil que el de otras soluciones. Pero, ¿todos los ascensores son accesibles? ¿Qué requisitos deben cumplir?

Requisitos para que un ascensor sea accesible:

1 – El acceso:

Para facilitar un acceso claro y reconocible, se recomienda que el color de las puertas exteriores contraste con el de las paredes. De esta manera, contra mayor sea el contraste, más fácil será identificar la puerta. Además, delante de las puertas deberá haber un espacio libre de 150cm x 150cm, con un pavimento de color también contrastado.

2 – Señalización:

Para identificar la planta donde se encuentra el ascensor, debe existir, tanto dentro como fuera de la cabina, un sistema de señalización visual que indique el sentido del desplazamiento del ascensor y en la planta que está.  Estos indicadores deben colocarse encima de la puerta de cabina o en la botonera. Así también, se contará con una señal acústica que indique la apertura y cierre de puertas en la planta en que se detenga el ascensor.

3 – Puertas:

Además de poder identificar correctamente el ascensor, este debe permitir el paso de una persona con movilidad reducida. Para ello, se contempla la posibilidad de viajar en silla de ruedas. En este caso, las puertas serán siempre automáticas y correderas, con una anchura de paso no inferior a 80cm. Para facilitar la entrada y salida de los usuarios, es preciso que el tiempo de cierre de puertas se sitúe entorno a los 20 segundos y que en el interior de la cabina exista un botón de cierre de puertas.    

Para controlar la apertura y cierre de las puertas, el sistema debe contar con un sensor de detección de personas, situados a 25 y 180 cm del suelo.

4- La cabina:

Una vez dentro, un usuario en silla de ruedas debe poder viajar cómodamente. Por ello, las dimensiones mínimas de cabina serán de 100cm de ancho y 125 de fondo, contando que debe existir un pasamano perimetral a una altura de 90 cm del suelo.

Con tal de evitar posibles obstáculos al salir del ascensor, si el usuario en silla de ruedas no puede realizar un giro completo dentro de la cabina, esta debe tener un espejo completo situado en la parte frontal de la puerta. Se considera que para poder realizar un giro completo, el interior de la cabina debe medir como mínimo 150cm de diámetro.

5- La botonera:

Para activar desde dentro de la cabina el funcionamiento del ascensor, también es preciso contemplar diversas consideraciones. Para empezar, los botones tendrán un diámetro mínimo de 3cm, deben presentar relieve, un color contrastado y código braille. En el interior del ascensor, la botonera estará situada entre 90 y 110cm del suelo, colocados a una de las paredes laterales del ascensor.

Por otro lado, el botón de emergencia debe presentar algunas características propias:

                - Señal luminosa para que una persona sorda pueda identificar que la llamada de emergencia ha sido registrada

                - Interfono con un bucle de inducción magnética para facilitar la comunicación a personas que utilicen prótesis auditivas.

6- Iluminación

Para evitar posibles deslumbramientos, la iluminación se situara en el techo de la cabina, fuera de los ángulos de visión de los ojos.

En Válida Lift contamos con una larga experiencia en ascensores y accesibilidad. Si estás pensando en instalar uno y quieres que cumpla con la normativa vigente, llámanos. Te ofrecemos asesoramiento y presupuesto sin compromiso: 972 476 068.

 

Fuente: Predif