15 ene 2018

La inversión extranjera en el sector inmobiliario

La inversión extranjera en el sector inmobiliario

Los últimos estudios prevén para este 2018 que el sector inmobiliario español continuará creciendo, siendo esencial en la economía estatal. En gran parte, ello será gracias a la promoción residencial y a la inversión extranjera.

Las promotoras inmobiliarias, junto a los bancos, son los dos principales motores de reactivación de un sector afectado durante años por la crisis. De hecho, este 2017 ya hemos podido ver una fase expansiva, como analizamos hace unos días, tendencia que se incrementará en los próximos meses. Así, se alcanzaría una cifra superior a los 13.000 millones de euros para este año.

Para alcanzar estas cifras tan positivas, los expertos señalan que la venta de carteras inmobiliarias en manos de la banca será decisiva. Así también, los grupos de inversión internacional también venderán, rompiendo con la tónica de solo compra que se ha vivido en los últimos cuatro años. Sandra Daza, directora general de Gesvalt, afirma que “este año se producirá un reemplazo de aquellos inversores que entraron en el momento oportunista del ciclo, entre los años 2013 y 2015, por los inversores a largo plazo como son compañías de seguros o fondos de pensiones.”

En esta proyección, la compra-venta de inmuebles residenciales será clave, marcado por una subida de precios y la recuperación de mercados secundarios. Así, se calcula que la demanda prevista para este año sea de 150.000 nuevas viviendas, tres veces más que el 2017. Por otro lado, las oficinas y el sector logístico serán los otros dos nichos que mejores cifras presentarán. Conseguir un buen suelo será determinante para conseguir impulsar estas promociones.   

Por su parte, el mercado de alquileres ha aumentado considerablemente en los últimos años, acercándose a la media europea del 33%. En las grandes ciudades es donde se experimentará una mayor actividad ya que es donde la oferta y la demanda está más profesionalizada. La dificultad para acceder el crédito, la movilidad y el cambio cultural, así como sueldos todavía muy bajos, sitúan el alquiler como la mejor opción para muchos españoles.

Fuente: Expansión