7 sep 2018

Un ascensor sin mantenimiento es señal de problemas

Un ascensor sin mantenimiento es señal de problemas

España es uno de los países del mundo con un mayor nombre de ascensores per cápita. Estas máquinas son parte de nuestro día a día, las utilizamos una o varias veces y las preferimos a las escaleras. Los ascensores, hoy más que nunca, son nuestro itinerario “natural”. No es de extrañar pues que si alguno deja de funcionar,  altere nuestra rutina diaria, además de nuestro estado de ánimo.

Pero como toda máquina en movimiento, los ascensores también precisan mantenimiento. De hecho, más de la mitad de los accidentes en elevadores corresponden a deficiencias en la conservación del equipo. A esto, debemos sumarle otro tanto provocados por las malas maniobras de los usuarios, sobretodo en edificios multifamiliares o industriales.

Muchas de las incidencias que a menudo suceden  en los ascensores se podrían haber evitado si se ejerciese un control correcto en la fabricación e instalación. España es uno de los países donde más se ha perfeccionado este punto, gracias en parte a la regulación legislativa. Pero pese a los protocolos implementados en los últimos años, el mantenimiento continúa siendo una tarea pendiente.

Una de las principales causas de la deficiencia en el servicio de mantenimiento suele ser la falta de recursos. Los propietarios, ya sean particulares o empresas, suelen buscar el ahorro en el servicio de mantenimiento sin conocer los posibles problemas que ello puede generar. No menos común es encontrar que el servicio de mantenimiento escapa a las posibilidades económicas del propietario del ascensor. Su coste suele ser elevado, aunque puede variar mucho de una empresa conservadora a otra. Por este motivo, si usted encuentra un ascensor que no funciona, es muy probable que el problema derive de la falta de mantenimiento.

En cualquier caso, la prevención es vital si queremos que el ascensor tenga una larga vida útil. Y esto pasa por tomar conciencia de la importancia de la seguridad y el buen uso, tanto del usuario, como de la empresa conservadora, el propietario y los organismos de control.

Para los usuarios, también existen reglas básicas para evitar accidentes. Aunque no sea algo que se explique en a escuela, es importante saber que: en caso de incendio no debemos utilizar el ascensor, los menores deben ir acompañados, debemos respetar la capacidad de carga, no forzaremos nunca las puertas y si nos encontramos con una persona atrapada lo mejor es llamar a la empresa conservadora.